¿Qué es el Impact Investing?

21/ 10/ 2019 18:04:16   Iván García   Archivo: Double return | Impact investing

Desde Mumtree creemos que las empresas tienen un enorme poder de transformación y será a través del capital que se inyecte en ellas que se conseguirá un verdadero cambio positivo sobre el planeta y las personas. Por eso, el impact investing será una revolución en el mundo financiero.

Es un sector que duplica su volumen cada año y que cada vez está más presente en las conversaciones y en la cabeza de los inversores y sus intermediarios. Google es un buen indicador del fuerte interés que muestra el mundo por el impact investing. En el siguiente gráfico se puede apreciar la fuerte tendencia en los últimos años en las búsquedas por los términos “impact investing” y “SDGs”.

Pero, ¿Qué es esto del impact investing y por qué tanto interés?

Todas las inversiones tienen consecuencias, y no solo para inversores que las realizan y los receptores del capital.  Las inversiones producen unos resultados directos e indirectos que influyen positiva y negativamente sobre las comunidades y economías de su alcance que se ven afectadas por la inyección de capital y los resultados de los proyectos y activos que respaldan. Las inversiones no son activos intangibles e independientes que sólo crean rendimientos financieros para el inversor.  Las inversiones pueden crear empleos, ampliar la provisión los recursos disponibles para una comunidad, proporcionar soluciones a problemas, generar efectos no deseados, etc…

 Realmente, cualquier inversión puede tener tanto efectos positivos como negativos en la sociedad y el medio ambiente. Es por ello, que cada vez más existe una corriente que busca intencionalmente influir en estos efectos, bien para aumentar los positivos, como reducir los negativos.

 

Diferencias frente a la inversión socialmente responsable

Este último está especialmente al orden del día, los inversores reconocen cada vez más la necesidad de evitar los efectos negativos y seguir las normas y principios internacionales diseñados para abordar los riesgos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, Environmental, Social and Governance) y que en España hemos denominado como la Inversión Socialmente Responsable (ISR). Para cumplir con la ISR, es necesario adentrarnos en el complejo mundo de la medición de impacto para conocer bien los efectos de las decisiones de inversión, aunque ante su complejidad y la falta de madurez del sector, algunos inversores optan simplemente por evitar las inversiones en industrias específicas que consideran perjudiciales, por ejemplo, el tabaco y los juegos de azar. Es un primer paso hacia los retos que suponen pensar en el impacto a la hora de invertir.

 No será temática de este artículo, pero la inversión socialmente responsable requiere que profundicemos en ella, sobre todo para tener claro lo que no es el impact investing, porque la inversión de impacto va mucho más allá que evitar daños y gestionar los riesgos ESG. Su objetivo es aprovechar el poder de la inversión para mejorar la sociedad.

 La inversión de impacto se puede definir como las inversiones realizadas en empresas, organizaciones, vehículos y fondos con la intención de contribuir a un impacto social, económico y ambiental positivo medible junto con los rendimientos financieros. El objetivo es utilizar los recursos económicos y las habilidades de los inversores privados para promover soluciones que resuelvan las necesidades sociales que ni el Estado ni el mercado cubren actualmente.

En esta definición del impact investing, probablemente la palabra más importante es “intención” y ahí la razón por la que se ha subrayado. Los efectos positivos de la inversión siempre han existido a lo largo de nuestra historia. Siempre han existido inversiones que han contribuido a mejorar nuestro nivel de vida y ampliar los recursos disponibles, pero también existen los efectos negativos y las inversiones con resultados y propósitos simplemente banales. Es ahora que ha surgido la necesidad de identificar claramente estos efectos en las inversiones para potenciar los efectos positivos y reducir los negativos.  Esta intencionalidad es lo que realmente determina una inversión de impacto.

 Sin embargo, la intención no tiene por qué estar en la participada. Un segmento del mercado de inversión de impacto sí que se centra en invertir directamente en empresas sociales, es decir,  empresas que tienen la intención explícita de lograr un impacto social o medioambiental. Sin embargo, muchos inversores de impacto también encuentran oportunidades para lograr el impacto invirtiendo en empresas convencionales que pueden, por sí mismas, no haber nacido con esa intencionalidad de lograr el impacto que están alcanzando. Por esta razón, la definición de inversión de impacto se basa en la intención del inversor de obtener impacto, no en la intención de la empresa participada.

 

El Impact Investing genera retorno financiero

Lo que no es característico de una inversión de impacto es dónde, cómo y para quién se crea el impacto positivo. Podemos caer en la trampa de creer que las inversiones de impacto se limitan a áreas desfavorecidas, sin embargo se pueden realizar tanto en mercados emergentes como desarrollados. Lo que sí es muy característico del creciente mercado de inversión de impacto, es que proporciona capital para abordar los desafíos más apremiantes del mundo y, por tanto, se dirige a sectores como la agricultura sostenible, las energías renovables, la conservación del planeta, las microfinanzas y los servicios básicos asequibles y accesibles, como vivienda, atención médica y educación.

Importantísimo en la definición del impact investing es que también se espera un rendimiento financiero positivo que puede ser debajo de la tasa esperada convencionalmente por el mercado con inversiones convencionales equiparables, pero que habitualmente se les espera rendimientos de mercado. Dependerá de los objetivos estratégicos de los inversores, pero la tendencia es no sacrificar rentabilidad.

En Mumtree creemos que se necesitan soluciones urgentes para todos los retos a los que nos enfrentamos, no llega sólo con evitar daños, estamos en un momento donde se necesita regenerar y no sólo reducir el impacto negativo. Por esta razón, para nosotros la inversión responsable es necesaria, pero no es suficiente. El impact investing es la forma de invertir que nos va a permitir cumplir con las prioridades globales a tiempo.